Claudia Rodríguez y el Artivismo travesti

Apelando a la punktualidad que caracteriza al/ a la anarquista chilensis, no sé si más por punketa o por chilenx, el conversatorio con la activista travesti Claudia Rodríguez que estaba programado a las 15:00 en la okupa Kasa Lxs Visitantes comenzó casi 1:30 hora más tarde. Por fin llega Claudia, había estado paseando en la playa y era de esperarse, son un gran atractivo turístico y más para una santiaguina, más en una jornada calurosa…
Ad portas de comenzar el conversatorio, mientras se instalaban la laptop y el data, en una mesita al fondo de la sala se ponían los fanzines travestis y feministas de Claudia además de otros de disidencia sexual y veganismo de otra chica “todo autogestionado, todos a la venta”.

ARTIVISMO
Nos sentamos mirando a Claudia que comienza a relatar su llegada al arte como método de activismo a través del apoyo de colectivos feministas colombianos quienes le entregan apoyo para la realización de microdocumentales. Claudia registra y documenta su entorno como un acto político, en pos de visibilizar la vida de lxs trans y travestis desde las bases, desde ls mismxs actorxs y no desde eruditos Ph. de inserte nombre de universidad o de líderes HOMBRES de agrupaciones LGBTI que cooptan discursos ajenos. Es por esta misma razón que Claudia invita a sus compañeras trans y travestis a aprender a leer y a escribir y no se refiere necesariamente a lo literal sino a informarse tanto de forma academicista como desde la educación popular para que construyan su propio discurso, desde una reflexión travesti, para escrbir su propia historia ya que ésta las ha dejado de lado, al igual que a las mujeres cisgénero, pues NO EXISTISMOS. Es desde el trabajo de las feministas que Claudia se empodera e inicia su cruzada para “aprender a leer y a escribir”, lo estudios de género forman parte de la génesis de un discurso propio.
Y entonces Claudia plasma sus devenires, mediante una poesía alejada de la métrica con un lenguaje brutalmente honesto sobre el sentir travesti, conformando una historia escrita para ella y sus compañeras, una reconciliación con la historia, con la historia trans, con su propia historia.

TRAVESTIS POLÍTICAS
Según la American Psychological Asociation (sí, soy psicóloga y la deformación profesional me hace buscar este tipo de datos) “Los y las travestis usan maneras de vestir que tradicionalmente, y como parte de un estereotipo, usa otro género en sus culturas. Varían en el grado en el cual se visten del otro sexo, desde el uso de una prenda de vestir hasta al travestismo total. Los y las travestis generalmente se sienten cómodos con su sexo asignado y no desean cambiarlo. El travestismo es una forma de expresión de género y no necesariamente está ligado a prácticas eróticas.” (APA, 2011, p.p 2-3)
En el caso de Claudia y sus compañeras va más por el lado de identidad de género, por eso desde la literatura califican como transgénero, pero si algo he aprendido en el conversatorio es que la historia la escriben sus propixs protagonistas, unx mismx debe apropiarse de las letras y construir un discurso y para Claudia, y varias de sus amigas y compañeras, les hace más sentido autodenominarse travesti. ¿Y por qué travesti? Claudia responde con una anécdota “unas compañeras me dijeron que las travestis subsisten, sobreviven, (por lo tanto) usan el término de forma política”. Travestis, en el fondo como un ser fuera de la norma que no quiere ingresar y ser, tampoco, objeto de juego/uso para el heteropatriarcado. En este mundo donde quienes están de alguna forma fuera de la norma son tratadxs como parias, lacras de la sociedad y se les obliga a la normalización para un pase (usualmente de segunda clase) al mundo de la gente de bien, normal y ojalá bonita y es ahí que la revolución de las cuerpas entra al juego como activismo y, como dice la artista trans sudaca Susie Shock “Reivindico mi derecho a ser un monstruo y que otros sean lo normal”.

Giannina Daneri

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*